Ciencia 2030 Universidad de Chile
Universidad de Chile
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

David Vásquez, transformando la docencia mediante innovación, tecnología y compromiso

Para el profesor de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Casa de Bello, no existen límites de aprendizaje al implementar nuevas tecnologías y actividades lúdicas en clases. Utilización de aplicaciones educativas, automatización de procesos con Inteligencia Artificial y barras libres con ayudantes son algunas de las iniciativas que David Vásquez ha realizado para llevar la docencia al siguiente nivel.

El doctor en Química de la Pontificia Universidad Católica de Chile, David Vásquez, comenzó a impartir clases en la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile en el 2011. Desde entonces, ha llevado a cabo múltiples innovaciones dentro y fuera de la sala de clases, ya sea para agilizar procesos administrativos o para incrementar la participación de estudiantes en el aula.

Desde pequeño tuvo gran interés por la computación, sin embargo, decidió estudiar química y farmacia en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Pero esto no detuvo su pasión por la tecnología. En sus ratos libres iba a la sala de computación y biblioteca para seguir aprendiendo sobre informática. Hasta que durante el doctorado aparecieron los primeros programas de moléculas, con los que pudo unir los estudios con su pasión, la modelación molecular. A partir de ese momento, no dejó de integrar la computación a las distintas esferas de su vida personal y laboral.

Innovación docente

Donde otros docentes ven problemas, Vásquez ve oportunidades. Por un lado, con el auge del uso de celulares, y por otro, con el exponencial e inesperado boom de la Inteligencia Artificial (IA). Para el académico las supuestas amenazas tecnológicas de hoy abren grandes posibilidades de optimizar el aprendizaje y la burocracia de las evaluaciones.

¿De qué manera ha innovado en docencia?

A mí no me gusta U-Cursos. Entonces dije, voy a hacer una página web, yo no sabía hacer páginas web. La hice, y en ella incluso presento al curso como algo distinto. Además, el programa es súper impersonal. Quiero tratar al estudiante como persona, como alguien que está interesado en aprender. Porque vienen motivados por algo. Por eso se lo cuento de forma distinta, le pongo monitos y cuestiones, el propósito del curso, que se espera de él o ella y cuál es el resultado de aprendizaje, que en realidad es lo mismo que el programa pero de otra forma, más amigable. Pongo también el calendario del curso vinculado con Excel. Esto me gusta, porque el estudiante sabe los días que va a tener clase, con quién y cuáles serán los contenidos. Muchos profesores suben el material el mismo día ¿Qué oportunidad tiene el estudiante de motivarse si no tiene la materia? Si no sabe a qué va…

Otro caso fue un curso de laboratorio, en el que deben hacer un informe. Normalmente sacaban una hoja y empezaban a escribir allí. Entonces yo decía… Todos los estudiantes tienen celular ¿Por qué no hacen el informe en el celular? Y ahora son informes digitales, donde además pueden subir videos e imágenes de lo que están haciendo. Colocan sus resultados, valor de aquí, valor de allá, y le ponen enviar. Pero revisar el Excel con toda la información sería una tortura, así que programé un script que lo ordene y convierta en PDF y le envíe una copia al estudiante.

¿Ha realizado actividades lúdicas en clases?

En un curso, enseñaba a ocupar una ecuación matemática para predecir la actividad biológica, es decir, el diseño de fármacos a través del proceso QSAR. Lo mostré y empezaron a preguntar “¿Oiga pero qué pasa si cambio esto?”. Vi que había muchos interesados en eso, entonces les dije, cada tres personas inventen un laboratorio, el cual tenía la posibilidad de hacer investigaciones y crear una molécula nueva. En un Excel colocaba las acciones comerciales de cada de cada laboratorio. Resulta que un grupo hizo una molécula de buena actividad y baja toxicidad, entonces tenían que decidir si patentar o publicar. Si la publican, otros la podrían utilizar y generar una mejor. Si la patentan, tienen ciertas regalías comerciales, pero deben investigar al respecto. Cuando un laboratorio investigaba aumentaba sus acciones levemente, pero cuando publicaba bajaba sus acciones porque gastaba mucho. Entonces los estudiantes empezaron a jugar, a crear moléculas nuevas. Comenzaron a crecer las acciones y de repente las de uno crecían mucho, pero después la otra la superaba.

Este juego a mí me llamaba mucho la atención porque el estudiante, espontáneamente, había aprendido todo lo que quería enseñar de la molécula. Pero además, aprendieron a decidir cuándo es mejor una patente o una publicación. De hecho, llegó una estudiante y me dijo “profesor estoy dedicando más tiempo a este electivo que a mis cursos, es tan entretenido que dan ganas de estar todo el día ahí”. Es por eso que jugando no hay límite de aprendizaje. Los niños aprenden jugando. Si pudiéramos mantener eso, aprenderíamos millones de cosas.

¿Cuáles son los principales obstáculos para innovar en docencia?

La principal dificultad es la brecha tecnológica. Es necesario que nos metamos en esto y lamentablemente hay mucha resistencia, habiendo grandes posibilidades de automatizar procesos. En segundo lugar, la masividad, cuando los cursos son muy masivos hay dificultad para entregar la retroalimentación a tiempo ¿Qué se puede hacer? Yo sería partidario de hacer pruebas pequeñas por módulo e implementar algún proceso de digitalización de la misma. Yen tercer lugar, el miedo a fallar.

Importancia de las y los ayudantes

Vásquez es conocido por su especial vínculo con las y los ayudantes. Para él, las labores de estos estudiantes son cruciales en la ejecución de buenos seminarios y laboratorios. Por ende, estrechar lazos, fortalecer la confianza y establecer una comunicación efectiva entre docente y ayudante es fundamental para mejorar el desempeño de estos.

¿Qué lugar ocupan las y los ayudantes en los procesos de innovación en la docencia?

Nos dimos cuenta que no se puede hacer un seminario con 150 estudiantes. Tuvimos que dividirlo en cinco secciones y contratamos ayudantes que se encargaban de cada una. Luego, se me ocurrió ascender a un estudiante con mucha experiencia a una categoría superior, la de ayudante coordinador. Es algo que hasta el día de hoy mantenemos. Al menos donde soy coordinador nos reunimos antes de la clase en una barra libre ¿Eso qué significa? Vamos a los carritos y les digo, vean lo que quieren, yo pago. La idea es hacer un equipo de trabajo y no algo impersonal donde el ayudante viene, hace lo suyo y listo. En principio, temíamos que el seminario no se hiciera bien, ya que un ayudante lo iba a realizar. Se hizo, y los estudiantes que seleccionamos esa vez eran excepcionales, eran muy buenos, fue una experiencia maravillosa y dijimos ¿Por qué no lo hicimos antes? Y una de las cosas que noté era que a ese estudiante que se plantaba delante de un curso, después lo veías presentando su memoria de tesis y era fabuloso. Ese tipo de cosas ha funcionado, porque en cursos pesados donde nadie quería ser ayudante el año pasado tuvimos 25 postulantes para 4 cupos. Quien ejerce el rol de ayudante se siente y es parte del equipo docente, tiene más confianza y enseña mejor. Y la confianza es más importante que el poder, porque va caminando junto a ti, es una perspectiva completamente diferente.

La Inteligencia Artificial en la docencia

El exponencial uso de la Inteligencia Artificial (IA) en diversos aspectos de la vida ha suscitado temor en parte de la población, ya sea por su capacidad de realizar tareas mucho más rápido que los humanos, o por el manto de misterio que cubre su funcionamiento. Sin embargo, para Vásquez, la IA es una tremenda oportunidad para acelerar, optimizar, automatizar procesos y sacar ventaja a otros profesionales.

¿Cómo ve el uso de la IA en la docencia?

La IA nos ofrece la posibilidad de tener una docencia altamente efectiva. De repente uno trata de explicar con palabras algo que se entiende mejor con una imagen, ahora puedes generar esa imagen automáticamente. Le dices a la IA créame una imagen de una bacteria que contenga las características que salen en este paper, con tales colores, en tal entorno y la creas. No necesitamos buscar la imagen, ahora la hacemos. Las posibilidades de educación con esto son inmensas, se me escapa la imaginación.

¿Qué usos les recomendaría a sus colegas y cómo los motivaría a implementar estas herramientas?

Recomendaría la automatización. Subir la nota a la plataforma, creación de imágenes, creación de presentaciones. Quizás aún no es posible implementar un curso masivo sobre IA, tal vez sería más pertinente y efectivo realizar seminarios, talleres y charlas que tengan que ver con la inteligencia artificial vinculada a la docencia de las ciencias. Y yo le incorporaría a eso. Además, incorporaría estudios y resultados de aplicaciones de IA, ya que nadie se cuestiona si está bien o está mal. Entonces, aparte de seminarios, tenemos que culturizarnos respecto a lo que hace esta herramienta.

Es importante que la siguiente generación de profesores vea una utilidad al aplicar estas nuevas tecnologías en su trabajo docente. Un académico es una persona muy ejecutiva en el sentido de, tengo que hacer esto en este tiempo. Por ello, la forma más atractiva de presentarlo es mostrar el resultado. Para el profesor sería mucho más atractivo el saber que lo que hace en cuatro horas lo puede hacer en treinta minutos y de manera sencilla. Entonces, lo primero es presentarle y saber venderle la ventaja a los académicos, porque se mueven por efectividad, si demuestras que algo es efectivo y optimiza su trabajo, te sigue.

¿Qué cambios ha notado desde que comenzó a innovar en clases?

Las innovaciones que he utilizado son complementos a la clase normal, lo que me ha ayudado a que los estudiantes participen y se interesen más. He notado que con la incorporación del Kahoot o el Mentimeter, por ejemplo, la participación aumenta porque estas tecnologías son también anónimas. En ese sentido, el estudiante no siente que hay un riesgo de fallar, lo cual es súper importante, porque ahora es el momento en el que pueden probar y fallar y van a aprender algo. Gracias al anonimato el estudiante menos participativo se puede incorporar y yo conocer un poco sobre qué es lo que piensa. Estas cosas me han servido mucho para cambiar y mejorar las clases, porque son una retroalimentación, que es lenta, pero me permite ver lo que aprendió el estudiante. Por último, me llama mucho la atención el límite ¿Qué quiero decir con eso? Si al estudiante le entregas información de forma más lúdica literalmente le puedes enseñar más. O sea, nosotros tenemos un programa y una materia que se enseña de forma tradicional, pero si haces una actividad lúdica es muy probable que le enseñes dos o tres veces más, ya que le abres el panorama sobre la materia central.

¿Qué beneficios cree que tendría contar con estas innovaciones de forma establecida en la Facultad?

Yo no sabría decirte cuál es el límite, porque los estudiantes no tienen limitaciones en ese sentido. A mí me han sorprendido trabajos de estudiantes creativos que simplemente por una pequeña motivación aparecen con cosas increíbles, o sea, si eso pasa con un estudiante, con una Facultad sería una explosión de creatividad. Serían estudiantes muy motivados que miran principalmente la parte profesional y la aplicación, más que al conocimiento básico, el conocimiento es simplemente un escalón, pero ellos están mirando la puerta de salida.

PUBLICACIONES RELACIONADAS
21 de junio Día Internacional de la Educación No Sexista: “Caminamos hacia una educación científica con perspectiva de género”

21 de junio Día Internacional de la Educación No Sexista:…

Ciencia 2030 y Oficina de Género y Diversidad de Campus Sur impulsan el 1er Encuentro “Mujeres en Ciencia e Innovación”

Ciencia 2030 y Oficina de Género y Diversidad de Campus…

Ciencia 2030 y Oficina de Género de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas impulsan Taller de Oratoria y Liderazgo para Científicas

Ciencia 2030 y Oficina de Género de la Facultad de…

Universidad de Chile celebra Encuentro de Ciencia, Tecnología y Empresa 2024

Universidad de Chile celebra Encuentro de Ciencia, Tecnología y Empresa…